La vida

es una burla continua

a nuestra ingenuidad.

B.I.


DECRETO, poema Beatriz Iriart, obra de Vincent Van Gogh


  



Cuando partas
los cipreses no llorarán
sobre tu tumba
porque no habrá tumba
sólo recuerdos.



©Beatriz Iriart







Obra: Vincent Van Gogh








LA EXPOSICIÓN, cuento de Beatriz Iriart


                                    
   “Sólo el trabajo os hará libres”  
(Leyenda del campo de concentración de Auschwitz)




Sacaron boleto para la próxima estación. El chofer los trató cortésmente. Intercambiaron opiniones, recuerdos y algún futuro cercano. Arribaron. Las melancólicas notas envolvían la niebla mañanera.

Los acompañaron hasta la descomunal exposición, ante el inmenso collage donde había sueños, huesos, ilusiones, miedos, pero ningún rostro.

Pronto comenzarían las tareas en el atelier. La música se deslizaba dulcemente. Se desnudaron - la higiene era la disciplina fundamental para esa faz del arte. Las duchas ayudarían a ello.

Sacaron boleto para la próxima estación. La obra quedó inconclusa. El gas, involuntariamente, los sumergió, en el inmenso collage sin rostros.





© Beatriz Iriart
    






ELLAS, poema de Beatriz Iriart, obra de Susy Dembo




En los abismos de fuego
en las lunas y las bóvedas
el azur y los silencios
danzan
las ominosas vírgenes
pretendiendo sepultar
Oriente y Occidente.
Para desterrar
EL PASADO.





© Beatriz Iriart 





   Obra: Susy Dembo
                                                                 







                                                          

POEMA EN HOMENAJE A FELICE SCHRAGENHEIM Y LILLY WUST/ AIMÉE Y JAGUAR. HEROÍNAS ANTINAZIS, poema de Beatriz Iriart





PROCLAMA

          A la memoria de 
Felice Schragenheim  y Lilly Wust
                                           


 Aquí.
Desde el agujero del HAMBRE
en la oscuridad absoluta
la frágil figulina
se mece como antaño.
Huele a poemas
de perfumes y manzanas.
Y como antaño
GRITA Y DECLARA
que no les será fácil
SEPULTARLA.




©Beatriz Iriart










Felice Rahel Schragenheim (Berlín 9 Marzo 1922- 31 Diciembre 1944 Bergen). 
Heroína alemana judía que combatió contra el nazismo infiltrada en un diario del régimen, fue deportada a los campos  de concentración de Theresienstadt y Auschwitz, donde fue asesinada en 1944.
Felice intentó escapar de Alemania varias veces.  En 1939 intentó huir con su madrastra a Palestina y Australia, pero se desconoce porqué no pudieron hacerlo. También intentó huir a Estados Unidos con su abuela Hulda Karewski. En 1941 ambas obtuvieron visa del gobierno de Estados Unidos, pero ésta expiró antes de que Felice y su abuela pudieran escapar. El Museo Judío de Berlín tiene copia de la carta de rechazo del  Consulado de USA en Alemania de renovarles la visa.  También la declaración jurada enviada por Walter J. Karsten en 1940, tío de Felice que vivía en Chicago, diciendo que él se haría cargo de ellas. También tiene la carta que  la Asociación Nacional de Judíos en Alemania le envió en 1941 a Felice comunicándole  que su partida ya no estaba autorizada. El Museo también tiene fotos de Felice cuando era niña junto con su tío Walter.
En 1942 conoce y se enamora de Lilly Wust, esposa de un oficial nazi, madre de 4 hijos, con quien vive un gran amor inmortalizado por el libro-película Aimeé y Jaguar. Felice le oculta a Lilly su trabajo en la resistencia y su judaísmo. Pero sus reiteradas ausencias para trabajar en la resistencia,  hicieron sospechar a Lilly.   Felice le cuenta la verdad y Lilly la apoya.  En 1943 se “casaron” firmando un contrato de matrimonio. Felice hizo testamento y dejó todos sus bienes a Lilly.
El día y lugar de su muerte son desconocidos, aunque se sospecha que pudo haber muerto en las llamadas Marchas de la Muerte  del campo de concentración de Gross-Rosen (Polonia)  a  Bergen-Belsen (Alemania). En 1948 el Tribunal del Distrito de Berlín-Charlottenburg declaró como su fecha de muerte el 31 de diciembre de 1944.
Su lucha y su historia de amor también fueron inmortalizadas por el documental inglés  “Love Story: Berlín 1942”, de la directora Catrine Clay
En 2009 se publica La breve vita dell’ebrea Felice Schragenheim” de Erica Fischer.







Lilly Wust (Berlín, 1 noviembre 1913 -31 marzo 2006 Berlín).  
Heroína alemana aria, condecorada por el estado de Israel con la distinción Justos entre las Naciones (1999)   por haber escondido en su casa a cuatro mujeres judías durante el nazismo, y por el gobierno alemán con  la Cruz Federal al Mérito por el mismo motivo (1981).
Lilly, sin embargo, pasó a la posteridad por su historia de amor con Felice Schragenheim, una joven judía miembro de la resistencia, inmortalizada por el libro y película “Aimée y Jaguar”, historia que le contó a la escritora austríaca Erica Fischer cuando tenía 80 años.
En 1942 Lilly, 29 años,  casada con un oficial nazi, madre de 4 hijos, se enamora de Felice, una joven alemana judía de 20 años. Lilly se divorcia y vive con Felice desde 1942 hasta el 21 de agosto de 1944 cuando la Gestapo, después de que ambas pasaran un día en la playa que inmortalizaron con fotos, las únicas fotos en las que están juntas, detiene a Felice.
Lilly arriesga su vida intentado verla pero los nazis no se lo permiten. Sin embargo durante unos meses logra hacerle llegar ropa y cartas al campo de Theresienstadt, y Felice  se las ingenia para contestarlas hasta que es trasladada a Auschwitz, perdiendo todo contacto.
Cuando la Guerra acabó Lilly buscó a Felice y descubrió que había muerto, probablemente en las llamadas Marchas de la Muerte poco tiempo antes de que la guerra acabara.
Sin trabajo y con cuatro hijos, Lilly acepta casarse con un tendedero para proteger a sus hijos. El matrimonio fue un desastre y Lilly intentó suicidarse dos veces. Finalmente se separa en 1953 y consigue trabajo limpiando una fábrica.
En 1996 la directora inglesa Catrine Clay lleva sus vidas al cine en la cinta documental  Love Story: Berlin 1942, que cuenta la historia a través de testimonios y fotografías.
En 1999 se estrena “Aimée y Jaguar”, interpretada por   María Schrader  y Juliane Köhler y dirigida por Max Färberböck. La película es un gran éxito y  gana el premio Oso de Plata a la Mejor Actriz (compartido entre ambas) en el Festival de Cine de Berlín . Lilly está allí para verlo. Este mismo año la película es nominada a los Globo de Oro como mejor película extranjera en Estados Unidos.
Uno de los hijos de Lilly  se convirtió al judaísmo y vive en Israel.
Su Diario, fotos, poemas y correspondencia  con Felice forman parte de la exposición permanente  "Two Millennia of German Jewish History " del Museo Judío de Berlín desde 2006.
Lilly murió a los 93 años. Su tumba  se encuentra en el cementerio de la Iglesia Giesensdorfer, en Berlín.












ANSIAS, poema de Beatriz Iriart

           

 A las y los sobrevivientes del Holocausto           



   
Te he soñado tanto
en estos días
de potaje y pan.
Te he soñado tanto
con la escarcha y la hambruna
con las cadenas lacerando los tobillos
con el terror
instalado en la barraca.
Te he soñado tanto
LIBERTAD.






                © Beatriz Iriart                    
                                                                                             



      
                                                                                    

CONCLUSIÓN, poema de Beatriz Iriart, obra de Frida Kahlo



             

Hay días en los cuales
descubrimos la retina
las manos crean
las piernas sostienen vida.
Otros.
En oscuridad plena.
Destruimos imágenes
afloran recuerdos
y junto a Mefistófeles
esperamos
exhaustos y anhelantes
la danza sublime de LA MUERTE.




©Beatriz Iriart






Obra: Frida Kahlo







                                                    

CAER CON CAUTELA, poema de Beatriz Iriart, fotografía de Ribes Sappa


         
                           
             A la memoria de Sylvia Plath        

 


    

Suman màs mis muertos
que las horas concedidas
a Diana Cazadora
para aniquilar la vida





©Beatriz Iriart





Fotografía: Ribes Sappa



                                                                      
                

                                                                         



BREVE TREGUA, poema de Beatriz Iriart, fotografía de Giovanni Gilli





La rutina extiende sus tentáculos.
Céfiro se pierde
en brazos de las brisas.
Cien ojos
bucean
en otros
respuestas que no hallan.
SOLO POR INSTANTES
Dios dejará de ser un mito
calmará las tempestades
y en la pasividad de la bajamar
permitirá que regresen
a su playa
a su Verbo
a sus raíces
SOLO POR INSTANTES.




©Beatriz Iriart





Fotografía: Giovanni Gilli 








POEMA PARA MARÍA TERESA CASTILLO: CANCIÓN, poema de Beatriz Iriart



CANCIÓN


                                       A María Teresa Castillo












Cantaré
Por el presente sigiloso
cruel y devastador.
Cantaré.
Disipando sombras
y sembrando claridad.



©Beatriz Iriart





María Teresa Castillo  (Venezuela, 1909). Periodista, gerente cultural, activista de derechos humanos. Luchó contra  las dictaduras de Gómez y Pérez Jiménez y por el derecho al voto femenino.  Fue presa política y estuvo en el exilo.  Fundó la Agrupación Cultural Femenina, la Asociación Venezolana de Mujeres y  el Festival Internacional de Teatro de Caracas, del que fue presidenta así como del Ateneo de Caracas y  Fundación Rajatabla.  Recibió las más altas distinciones nacionales e internacionales por su labor de promoción de la cultura y las artes en Venezuela. Desde 1990 existe la Orden María Teresa Castillo que premia las manifestaciones artísticas y culturales de Venezuela. 








BEATRIZ IRIART. El Viento Triste que llega del sur, por Félix Esteves

La poetisa Beatriz Iriart en un Café de La Plata.



Leer el trabajo de Beatriz Iriart no es nada fácil, pero su dificultad no esta en que escribe en sanscrito o en arameo ni en otro idioma ya olvidado, o porque adorna con exacerbado amaneramiento sus poemas… su dificultad reside en lo triste de sus versos, en lo amargo de su lirismo, en el sabor de nostalgia o de culpa que te deja en el alma cuando los leemos. En cada palabra, en cada línea sentimos el dolor de esta poetisa que nos trasmite su duelo o que nos hace descubrir los nuestros.

Hace tiempo que no veo a esta gran poeta y amiga, nuestro contacto es a través de las redes sociales o de nuestros blogs, no obstante me es inevitable que cuando recito sus poemas, porque apenas me llegan sus trabajos poéticos los leo en voz alta, que su saudade impregne todo lo que toca, que conmueve cada rincón y me llegan a la mente sus enormes ojos tristes llenos de lejana melancolía o su risa de abandonado piano que toca su última melodía. Sus poemas son el viento triste que me llega del sur… que difícil es leerte Bea… y sin embargo… es una tristeza con la cual no puedo dejar de vivir.




Caracas. Venezuela






UTOPÍAS DE LA VEREDA OPUESTA, poema de Beatriz Iriart,

                   

 

  A la memoria de Julio Cortázar

 

  

                        





Brevemente el recuerdo
rebozó la mirada lejana
desde el asiento
del metro
de París a Buenos Aires.
Con destino fijo a tierra
de nibelungos y Fafner.
Con cronopios, famas
y alguna que otra ESPERANZA.







 ©Beatriz Iriart












PASAJE, poema de Beatriz Iriart, fotografía de Viviana Marcela Iriart





De los cajones abiertos
se escapan besos
fantasmas
y cientos de espejos
para observar
la vida.




©Beatriz Iriart
            
     
  

Fotografía: VivianaMarcela iriart