La vida

es una burla continua

a nuestra ingenuidad.

B.I.


ETIQUETAS, poema de Beatriz Iriart, fotografía de Marta Mikulan Martìn



                           
                 
                                                A Viviana, mi hermana






Ausencia.
Vaga tu última imagen
en la retina del tiempo
y desde el nostálgico jazz
de Nacha-Azul
surgen papeles de diario
abrazando tu guitarra
Joan Báez
la Catedral
y el undécimo mandamiento
de Bernardo Verbitsky:
NO PONER ETIQUETAS
A LOS HOMBRES.





©Beatriz Iriart










Fotografìa: Marta Mikulan Martìn




                                      
        



GAVIOTAS, poema de Beatriz Iriart, obra de Luisa Richter


       
Carecemos de memoria.
Las gaviotas que desplegaron sus alas
cayeron torpemente
bajo el áspero y cruel
sonar de armas.
Carecemos de memoria.
Y afirmamos
que era la única música
para esas aves.





©Beatriz Iriart














ESTACION SIN NOMBRE, poema de Beatriz Iriart, fotografía de Ribes Sappa



                                    
Se estancaron
como un gran coágulo de sangre
mis noches ermitañas.
Y profano
AHORA
el templo de Las Moiras.




©Beatriz Iriart








Fotografía: Ribes Sappa